Restauración torre iglesia S.Pedro. Gata.

El proyecto para la restauración de la torre y el reloj de la Iglesia de San Pedro en la localidad de Gata, en el norte de Cáceres, supone realizar un estudio pormenorizado del patrimonio cultural popular.

La villa de Gata perteneció desde sus orígenes a la Orden Militar de Alcántara. En el lugar donde hoy se levanta la Iglesia Parroquial de San Pedro en Gata existió un templo anterior, cuya fecha de construcción se desconoce, seguramente de carácter protogótico. No obstante se tiene constancia que en dicho templo en 1410 se celebro Capítulo General de la Orden de Alcántara. El nuevo templo, de cabecera plana y capilla mayor de planta cuadrada, se traza de nave única y de mayor tamaño que la capilla mayor. La estructura de la capilla mayor es de bóveda de crucería sencilla con claves de gran tamaño. Se deduce que la fecha aproximada de esta construcción es de principios del siglo XVI. Hacia 1557 se presentan problemas de financiación de las obras que se concretan en la ralentización de las mismas, que no se terminarán hasta 1592. Posteriormente se realiza la sacristía cuya construcción data del siglo XVIII y la cubierta que se realiza en 1924.

Sobre 1933 se construye un reloj nuevo sobre el contrafuerte del evangelio en la fachada Norte, de manera que fuese visible desde el ayuntamiento y la Plaza Mayor.  Se trata de un aumento de altura del contrafuerte realizado con muros de ladrillo revocados de cal y con unos apilastrados con falsa sillería esgrafiada, cubierta a 4 aguas con ligera pendiente acabada en teja, sobre ella un armazón de acero que sostiene la campana y un pararayos. Se conserva en muy mal estado y su rehabilitación es la que llevamos a cabo.

Se consolidan los muros existentes y se realiza una nueva cubierta de madera con refuerzos metálicos para soportar la maquinaria del reloj. Se aborda la restauración completa del reloj y de la campana, muy apreciada puesto que fue realizada con donativos de todos los ciudadanos. Se restauran los ornamentos originales, aunque poco acertados son claros síntomas de una acción popular ingenua en su momento, pero que se considera necesario hacerlo así con la finalidad de mantener esas connotaciones sentimentales que existen en la población.

Final de obra en 2014.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *