Rehabilitación de edificio. Logroño

El origen de la edificación se remonta a principios del s.XX donde en este lugar existía un antiguo almacén, la parte posterior de la edificación construida años después tiene una configuración de huecos y tipología edificatoria diferente. Es probable que pueda haberse construido como un anexo al edificio de 1903, de ahí que existan saltos en el interior con diferentes cotas de forjado y que ha dado lugar a una cubierta partida. El elemento más característico de la edificación es la sillería de planta baja y la composición de la fachada principal hacia la Avenida de Viana (antigua calle del Pósito).

El proyecto nace de la necesidad de rehabilitar el edificio debido a su precario estado. Las actuaciones son: la consolidación estructural de los forjados, la rehabilitación de las fachadas y la sustitución de la cubierta. Estas obras se realizarán para mejorar las condiciones de habitabilidad y reformar la envolvente energética actuales, manteniendo la distribución y usos existentes: dos locales en planta baja, dos alturas con una vivienda en cada planta y un bajocubierta.

Los muros perimetrales son carga, de fábrica de mampostería con sillares en la fachada principal y revestido en la fachada trasera, por lo que se aislarán por el interior con lana mineral, de la misma forma que se actuará en los medianiles formados por una fábrica de ladrillo de un asta.  Los forjados están formados por vigas y viguetas de madera, los cuales se limpiarán y reforzarán con conectores mediante una capa de compresión. La cubierta se reconstruirá con vigas de madera laminada y los faldones mediante paneles tipo sandwich de madera con núcleo aislante.

Desde el punto de vista energético el edificio se aislará y se sustituirán las instalaciones, con el objetivo de conseguir un uso racional de la energía. Para ello se instalará una bomba de calor aerotérmica, al no poder utilizar captadores solares por estar en el Casco Antiguo, consiguiendo que una parte del consumo energético del edificio proceda de fuentes de energía renovable. Hasta un 70 % del agua caliente sanitaria que se consume se produce de manera eficiente y sostenible.

Inicio de obra en 2019